Innovación digital, más números, menos emociones.


Innovación digital, tecnológica o como quieras llamarla. Seguramente has escuchado mucho al respecto: Empresas emergentes, nuevas aplicaciones y muchas ideas que surgen cada día, para convertirse en empresas millonarias.

Suena INCREÍBLE, ¿Estás de acuerdo? pero lo que muchos no perciben detrás de esto, es el trabajo duro, los fracasos, las perdidas de dinero sin sentido y todas las posibles consecuencias de innovar, en un sector tan cambiante, en un mundo, que ya no es el mismo.

En este artículo, de domingo por la noche, pretendo compartir contigo mi experiencia como líder de innovación, desarrollador de software y ser humano 😉

innovación digital



Cuando hablo de innovación digital, realmente hago referencia a cualquier cambio, sin importar la escala, que pudiera tener un impacto en tu proyecto o emprendimiento. Para bien o para mal, cada cosa que hacemos, tiene un objetivo. (Casi siempre).

Cambiar colores, aplicar una nueva fuente en tu diseño, hacer asociaciones, firmar contrato con nuevos proveedores… Prácticamente TODO puede entrar en este rango de innovación, mientras tenga un posible impacto.

innovación TECNOLÓGICA y emociones: una dupla que deberías evitar.



Las emociones siempre serán bienvenidas, y realmente son inevitables sentirlas en cualquier aspecto de nuestra vida. Es un proceso natural, químico, prueba de ello, nuestro cerebro emocional, encargado de ciertos impulsos y quizás de enviar muchas ráfagas a nuestro cerebro cuando tenemos nuevas ideas o queremos ejecutar determinada acción que ocasiona momentum o simplemente es importante para nosotros.

Pero, cuando hablamos de innovación, recursos, dinero… Dejar todo a las emociones es prácticamente un pecado capital.

¿Por qué? Sencillo: De nada sirve un sitio web con colores diferentes, un copy que se lee más lindo, un sistema con más funciones o un procesador de pagos distinto. Si el resultado es el mismo.

Innovar es cuestión de tener resultados, de evolucionar, más ventas, impacto, dinero, diferencias. Justo acá, entran los números.

los números y la innovación.



No, no quiero decir que debes ser un matemático.

“Si puedes medirlo, puedes escalarlo”. Para mi, esa debería ser una de tus siguientes frases favoritas al momento de pensar en nuevas ideas, innovar, hacer cualquier tipo de cambios que pueda tener impacto en tu negocio.

En cuanto a innovación digital se refiere, prácticamente TODO se puede medir: Nuevas aplicaciones, funciones, proyectos, ahora si que cualquier iniciativa que puedas tener.

El “cómo” realizar seguimiento, mediciones, obtener reportes y saber exactamente si tiraste tu dinero o obtuviste resultados, va a depender mucho del tipo de proyecto, sector, objetivos y exactamente en qué innovaste.

cómo establecer el éxito o fracaso al momento de innovar.



Esto va a depender completamente de ti. Pero Camilo, ¿Para qué me hiciste leer todo esto?. ¡Bueno!, realmente voy a darte algunos ejemplos, pero quiero que entiendas algo: Establecer parámetros, formas de medir el éxito o fracaso al momento de innovar, depende mucho de tu proyecto… de lo que quieres lograr.

Debes tener algo claro, ¡CREA SISTEMAS PARA MEDIR LOS RESULTADOS!, sin esto, de entrada vas por el camino equivocado.

Ejemplo:


Supongamos que tienes un Ecommerce con +1000 productos y actualmente facturas $30.000 dolares al mes. Por cuestiones de temporada, branding o por algo emocional, simplemente despertaste queriendo cambiar los colores, fuente y ubicación de los productos.

Vas con diseñador de confianza, gastas $1000 dolares en los cambios, y todo se ve INCREÍBLE. ¡Estás feliz!

Después de 90 días, la facturación bajó la mitad y le atribuyes eso a la temporada, los productos o cualquier cosa. Pero… Lo que no sabes, es que haber cambiado la ubicación de los productos, los colores o fuentes… tuvo un impacto negativo en los usuarios.

¿Cómo medir esto? Es una simple cuestión de establecer metas objetivas de ventas, testear la nueva interfaz, seguir el comportamiento de los usuarios por mapas de calor o herramientas estadísticas como Google Analytics.

Depende de tu definición de éxito.

Qué impacto tuvo el nuevo cambio, ¿Mejoró algo? O simplemente te dejaste llevar por las emociones y tiraste el dinero.

innovación Consciente.



Continuando con los ejemplos, podría darte muchos: Lanzamientos, publicidad en línea, CRM, sistemas de escritorio, sitios webs y plataformas de cualquier tipo.

Me gustaría cerrar este artículo, pidiendo algo de tu parte: CONSCIENCIA. Si, solo esto.

Abordar la innovación desde un punto de alta consciencia, considero que hará completamente la diferencia entre los resultados que obtengas.

Tener mucha claridad en el proceso, definir objetivos, métricas y herramientas que te permitan identificar y saber exactamente lo que quieres y qué esperar al momento de ejecutar cualquier acción.

Lo anterior aplica para nuevos proyectos, mejoras, cambios y ahora si que casi cualquier cosa. Que te importe, obviamente. 😉

Cuéntame, ¿Qué quieres medir?


COMENTARIOS